Abogado entre rejas: la impuntualidad ¿un crimen?

En EEUU, son varios los casos en los que abogados han sido penalizados por llegar tarde o por presentar documentación tarde. En alguno de ellos, incluso el protagonista dio con sus pies en prisión durante dos días. En Madrid las tardes de eventos jurídicos son muy agradables, pero siempre comparten una característica que a mí me pone especialmente nerviosa: la impuntualidad de los asistentes ¿por qué?

Me pregunto ¿qué razón hay para que los abogados sean tan impuntuales cuando se trata de la convocatoria a un evento, del comienzo de un congreso (incluso contando con un papel protagonista en el mismo), de un cóctel, de la presentación de un libro, un estudio… podría seguir y seguir. Pero no me quedo ahí, y es que no sólo los abogados llevan colgado el cartel de la impuntualidad de la pechera -salvo excepciones claro- sino que se trata de una característica que, básicamente, se ha trasladado a todo el sector jurídico.

Últimamente, he tenido que asistir a varios encuentros con compañeros de comunicación, pues creedme si os digo que, incluso pensando que llegas tarde, llegas pronto y probablemente hasta tengas aún que esperar. ¿Por qué la impuntualidad? ¿Quizá porque queremos parecer ocupados? Porque nos hemos acostumbrado, ¿porque tenemos tantas cosas en la mesa que no hemos podido ordenar y queremos llegar a todo?…

En 2008, un Tribunal de Los Ángeles condenó a un abogado a dos días de cárcel por ser reincidente por sexta vez en su carrera y llegar tarde ante un tribunal: fue la primera vez que un prisionero era defendido por un compañero de prisión (Tardy lawyer thrown in jail). El año pasado, un abogado americano fue suspendido durante un año por rellenar 30 minutos tarde una petición de interrupción de la pena máxima. ¡Ufff, dan escalofríos!

Puntualidad, también herramienta de marketing

Ahora, analicemos de otra manera la impuntualidad laboral, desde un punto de vista corporativo.

Ser puntual es sinónimo de:

  • seriedad,
  • compromiso,
  • profesionalidad,
  • confianza…

Y ser impuntual es sinónimo de:

  • desorganización,
  • descontrol,
  • “me dejo llevar”
  • “voy, pero podía no haber ido”

Y nadie duda que en el terreno estrictamente profesional nos jugamos mucho, por ejemplo vean esta reciente entrada (en juego 100$ millones): “República Dominicana gana arbitraje ante demanda fuera de plazo“, en CIAR Global.

Yo ya no digo más, decidamos cómo queremos vestir la puntualidad y qué reputación buscamos… ¿entre rejas?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s